| VARELA | POLICIALES


Un nuevo fiscal investiga el crimen de Lautaro Morello y la desaparición de Lucas Escalante

Un nuevo fiscal salió sorteado este lunes para hacerse cargo de la causa por el crimen de Lautaro Morello, el joven hallado asesinado y calcinado en Guernica luego de haber desaparecido el 9 de diciembre pasado junto a su amigo Lucas Escalante, cuyo paradero aún se desconoce.

Se trata del fiscal Martín Conde, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 del Departamento Judicial Quilmes, quien reemplazará a Mariana Dongiovanni, de la UFI descentralizada 2 de Florencio Varela, quien la semana pasada se excusó de seguir interviniendo en el expediente.

Una fuente judicial explicó que el fiscal Conde va a investigar tanto el homicidio de Morello (18) como la desaparición de Escalante (26).

Por el crimen del menor de los amigos, el jueves pasado, el juez de Garantías de Florencio Varela, Julián Busteros, dictó la prisión preventiva para los detenidos Cristian y Maximiliano Centurión, quienes están procesados como "coautores" del delito de "homicidio calificado por ensañamiento y alevosía".

La prisión preventiva había sido solicitada días antes por la fiscal Dongiovanni, quien luego pidió excusarse, lo que finalmente fue aceptado en otra resolución por el mismo magistrado. La fiscal pidió apartarse de la causa por considerar que recibió "constantes descalificaciones" por parte de familiares del joven muerto.

A su vez, por disposición de la Procuración General de la provincia de Buenos Aires, la policía bonaerense fue apartada de la investigación y en su lugar comenzó a actuar en la investigación la Policía Federal Argentina (PFA). Esto se debió a que Cristian Centurión es cadete de la policía bonaerense e hijo de un comisario mayor de esa fuerza.

El lunes 9 de enero, al cumplirse un mes de la desaparición de ambos jóvenes, Lorena, la hermana de Lucas, reclamó a las autoridades que "sigan buscándolo con vida", al realizar una marcha frente a la fiscalía de Florencio Varela y la Municipalidad local.

Ese día también se conoció que los pesquisas habían obtenido nuevas pruebas que comprometen a los Centurión ya que se encontraron mensajes telefónicos que indican que ambos estuvieron juntos esa noche a la hora de la desaparición, sumado a que un testigo ubicó el vehículo de uno de ellos junto al que viajaban los jóvenes desaparecidos.

Por otra parte, una fuente de la investigación reveló que la principal hipótesis radica en que Lucas sería el nexo con los acusados y Lautaro fue "un inocente secundario de la situación".

Lucas Escalante fue visto por última vez el viernes 9 de diciembre en la localidad de Bosques, partido de Florencio Varela, cuando pasó a buscar a Morello para salir a festejar el triunfo de la Selección Argentina ante Países Bajos por las semifinales del Mundial de Qatar a en bordo de un auto BMW que al día siguiente apareció incendiado.

El cuerpo semicalcinado de Morello fue hallado cerca de las 21.30 del 15 de diciembre a la vera de la autopista en construcción Buen Ayre, en Guernica, partido de Presidente Perón, y nada se sabe aún de Escalante.

Tras el hallazgo del cuerpo fueron detenidos los Centurión, quienes quedaron vinculados al caso tras el análisis de cámaras de seguridad y de antenas de telefonía celular.

En una filmación de una cámara de seguridad de una estación de servicios de Florencio Varela se ve a Cristian Centurión cerca de las 0.30 del 10 de diciembre cargando nafta en un bidón blanco que se sospecha pudo haber sido empleado para incinerar el auto de Lucas y el cadáver de Lautaro.

Por otro lado, el Gobierno nacional ofrece 4.000.000 de pesos de recompensa para quienes aporten datos que permitan dar con el paradero de Lucas Escalante.

Fuente: Télam

262x300

chama